Por | 18 de Febrero de 2016

El Reino Unido es uno de los destinos más populares para cientos de estudiantes que deciden que la mejor forma de aprender la lengua de Shakespeare es hacerlo en un país nativo.  Los paisajes, la gente, la cultura… una inversión que para muchos merece la pena hacer. No sólo porque mejorará tu curriculum y tu dominio del inglés, sino porque también te abrirá nuevos horizontes personales.

Pero, entre tantas posibilidades ¿cómo elegir la mejor ciudad para estudiar inglés? Aquí tienes nuestro particular top 5.

Londres

La capital de Inglaterra ofrece una experiencia única que nunca podrás olvidar. Una ciudad vibrante, multicultural e histórica que tiene mucho que ofrecer a los estudiantes de todas las nacionalidades.  En Londres es muy fácil encontrar una escuela o centro en la que realizar un curso de verano de inglés (o también hacerlo a lo largo del año).
¿Los contras de estudiar inglés en Londres? Su ritmo frenético y que a diferencia de otras ciudades en el Reino Unido, es una ciudad cara con algunos de los alquileres más caros de Inglaterra.

Manchester

Una de las ciudades más populares del Reino Unido, Manchester ofrece una combinación perfecta de la vida más rural y clásica norte de Inglaterra con las comodidades de una gran ciudad como actividades de ocio, centros comerciales, bares y restaurantes en los que disfrutar de la vida nocturna de la ciudad. No dudes en elegir tus cursos de en ingles en Manchester si lo que buscas es la combinación perfecta entre actividades de ocio y  posibilidad de realizar excursiones.



cursos de ingles en manchester

Brighton

“El Londres al lado del mar” así es como llaman a Brighton, la capital de Inglaterra en verano y uno de los destinos más populares para todos los estudiantes que desean estudiar inglés y disfrutar del verano.

Estudiando inglés en Brighton podrás disfrutar de gran cantidad de actividades al aire, deportivas además de noches culturales y conciertos con los que te darás cuenta de que como esta ciudad no hay otra en el Reino Unido. ¿Por qué crees que tantos estudiantes la eligen como su primer destino para aprender inglés?

Cambridge

Conocida en todo el mundo por su prestigiosa universidad, tradiciones únicas y muy particulares además de su vibrante vida estudiantil, Cambridge es la opción perfecta para aquellos estudiantes que quieran aprender inglés en una ciudad de tamaño medio en la que moverse es fácil y que te permite tener una relación más íntima con la ciudad. Además, el aura académico de la ciudad hace que sea uno de los lugares de Inglaterra en los que se habla el inglés más correcto.

Bath

Sus paisajes dignos de postal allá donde quiera que mires hacen que no puedas evitar enamorarte de Bath, una de las ciudades más hermosas del suroeste de Inglaterra, con un encanto que no te dejará indiferente si optas por estudiar inglés en esta pequeña ciudad.

Además, Bath es famosa a nivel mundial por sus termas romanas. No dudes en visitarlas si te acercas a esta pequeña ciudad pero encantadora ciudad.

¿Sabes ya cuál va a ser tu destino para aprender inglés el próximo verano?

Por | 8 de Noviembre de 2013

Todo esfuerzo tiene su recompensa, pero a veces… tarda más de lo que nos gustaría, ¿verdad? Dime que nunca has sentido las ganas de tirar la toalla y decir, ¡hasta aquí!

Pues bien, a ese sentimiento de desesperanza lo llamamos frustración y te aviso: ¡es tu peor enemigo!!

En la búsqueda de empleo, necesitas muchas cosas, pero la más importante de todas será tu tolerancia a la frustración. Y es que debes ser capaz de superar los momentos descorazonadores, los sentimientos de ansiedad y las palabras que resuenan en tu cerebro y que no te ayudan a avanzar; y ese es el camino: ¡avanzar!

frustración

Para avanzar en la búsqueda de empleo, debes tener un objetivo, un sueño, un lugar que represente aquello que anhelas. Tu objetivo marcará el camino que debes seguir y los distintos pasos que puedes tomar para llegar a él. Es cierto que en algunas ocasiones, no te vas a encontrar con los resultados que esperabas, pero hay muchos modos de llegar a tu objetivo, al empleo que buscas, a superar la entrevista de trabajo que vas a tener mañana, etc Así que, cada vez que te encuentres con una situación inesperada o con resultados contrarios a tus expectativas, sólo párate un momento y piensa: ¿qué otro camino te va a llevar a tu sueño?

Sigue el nuevo camino con la misma ilusión con la que emprendiste el primero y sigue emprendiendo sin parar. Algunas de las armas más efectivas contra la frustración son: la ilusión, la auto-motivación, el esfuerzo, las ganas de comerte el mundo, deleitarte soñando y sobre todo, no parar de moverte.

Recuerda tu objetivo y a continuación escribe una lista con aquellas cosas que te frustran: ¿por qué te frustran?, ¿puedes plantearlas de otro modo?, ¿Qué importancia tienen en el camino hacía tu objetivo? Y más importante aún ¿son imprescindibles para conseguir tu objetivo? Da respuesta a todas las preguntas y no pierdas de vista que un camino puede estar formado por distintos senderos (entrevistas personales, dinámicas de grupo, el propio currículum vitae o un vídeo currículum, son distintas maneras de afrontar el camino de la búsqueda de trabajo), sólo tienes que encontrarlos.

¡Los resultados motivan y el proceso también!! La mayoría de las ocasiones en las que en un proceso de búsqueda de empleo nos encontramos con nuestro enemigo, “la frustración”, es porque le hemos dado demasiada importancia al resultado.

Debes saber diferenciar entre objetivo y resultado, te pondré un ejemplo: si tu objetivo es encontrar un empleo estable y el resultado que obtienes es un puesto de trabajo, pero en una empresa que no te va a dar estabilidad o un puesto de duración determinada, entonces, no has conseguido tu objetivo. A pesar de que a priori pueda parecer que el resultado es bueno porque has encontrado empleo, en realidad, no has logrado tu objetivo.

Para vencer a las garras de la frustración es importantísimo que nunca pierdas de vista tu objetivo y que seas honesto contigo mismo para entender que de vez en cuando para conseguir lo que queremos debemos demostrarnos más a nosotros mismos y darnos tiempo.

Disfruta del viaje que te otorga el tener que conocerte mejor, superar tus limitaciones, crecerte ante las adversidades y descubrir un nuevo “tú”. Y ¿quién sabe? Quizás en algún momento del viaje, de la forma más inesperada (del mismo modo en el que ocurren todas las cosas inexplicables y buenas) encuentres un atajo directo a tu objetivo.

El viaje hacía la búsqueda de empleo puede ser difícil y arduo, pero seguro te reserva magnificas sorpresas. ¿Estás dispuesto a descubrirte?

 



 

Por | 8 de Noviembre de 2013



El aspecto del currículum vitaeHacer un currículum es una tarea que requiere dedicación. Hemos de tener en cuenta, que con este documento vamos a causar la primera impresión a aquellas personas que están buscando un candidato o candidata para cubrir un puesto de trabajo.

El currículum, como nuestra sociedad, ha ido evolucionando, y en un mundo, cada vez más, competitivo los currículums se modernizan hasta convertirse en piezas extraordinariamente originales, con el único propósito de llamar la atención y destacar entre el resto. Aun así, un concepto que debemos tener en cuenta es que hay que adecuar el currículum al puesto de trabajo que solicitamos y a la empresa, ya que se trata de destacar, no de dejarlos perplejos.

Por ello, todo currículum debe cumplir una serie de reglas básicas, sea cual sea su formato, ya que son su columna vertebral.

La regla principal es que el currículum debe tener la información perfectamente estructurada y son una disposición clara. Su lectura debe ser sencilla, la persona que lo recibe debe poder encontrar nuestros datos más relevantes de una forma rápida.

Otro punto importante, es que el currículum debe ser breve, no superar las dos hojas. Hay que tener en cuenta que los responsables de selección pueden recibir una gran cantidad de currículums, por lo que el tiempo que les pueden dedicar a su lectura es limitado. Por ello, es necesario que nuestro currículum resuma nuestra formación y experiencia. En la entrevista, ya tendremos la posibilidad de desarrollarlo.

Debe estar escrito por una cara, y debemos evitar los errores de ortografía. Para ello revísalo varias veces para asegurarte de que su escritura es correcto o enséñaselo a otra persona para que opine sobre él, puede ser que al verlo con otros ojos te dé consejos para mejorarlo.

Pero lo imprescindible es que no mientas, no es necesario, los responsables de recursos humanos conocen cuando mientes, y más si buscan referencias tuyas o repasan tu trabajo. Si alguna vez has fracasado, no hace falta que lo destaques, pero no lo ocultes, esas experiencias también nos aportan lecciones que podemos aplicar a un nuevo trabajo o a nuestra vida, y hay reclutadores que valoran esto.

Después de ver estas reglas básicas, no quiere decir que tu currículum tenga que ser tradicional, en folio y blanco y negro. En muchas ocasiones la clave del éxito es ser diferente y logras dar visibilidad a tu currículum, ya que hasta la entrevista, no te podrán conocer más a fondo.

Hay muchas formas de ser creativo con el currículum, y es una decisión muy personal la forma en la que quieres presentarte. Las más vistas últimamente, son el videocurrículum o el currículum web. Son una forma de presentarse con muchísimas posibilidades, y no hay un estándar, las barreras las pones tú.

En definitiva, el currículum debe contar con unos elementos formales que hay que tener en cuenta, y después está nuestra creatividad. Conociendo la empresa a la que te diriges, puedes adaptar tu currículum y transformarlo en algo que destaque. Depende de ti.

Por | 9 de Octubre de 2013



Recientemente han vuelto a salir a la luz los famosos currículums B, datos de una empresa de trabajo temporal advierten que cada vez más las personas en búsqueda activa de empleo necesitan eliminar formación o experiencia en su currículum para optar a un empleo.

Pide consejos en el trabajoEn la situación actual, la búsqueda de empleo puede convertirse en un trabajo en si mismo, y los resultados no son siempre satisfactorios. Cuando la necesidad por encontrar un trabajo es acuciante, no buscamos el empleo perfecto, si no un empleo. Es por esto que se abre el debate de si es recomendable hacer un currículum diferente para optar a puestos de trabajo de menos cualificación.

Existe la opinión de que eliminar datos y trabajar en un puesto muy inferior a nuestras posibilidades, puede llevarnos a la frustración por no sentirnos realizados con el trabajo que desempeñamos y puede ser negativo para la empresa ya que el trabajador se irá en cuanto encuentre una oportunidad mejor. Por otro lado, aparece la opinión de quien considerando la situación actual, lo primordial es poder trabajar.

Ante la escasez de ofertas de trabajo, se sugiere que para poder tener éxito y conseguir que nos contraten, es adaptar nuestro currículum a la empresa que nos dirigimos, resaltando aquellos logros o conocimientos más relevantes para el trabajo a desempeñar. Adaptar, no es eliminar información, si no adecuarla y presentarla de forma que destaquemos lo que más nos interesa que conozca el reclutador.

Otro aspecto a resaltar es que se puede descubrir  el engaño, detrás de la oferta de trabajo a la que se responde con un currículum B, existe un trabajo de consultoría y filtros que ayudan a comprobar la veracidad de la información que el candidato aporta a la empresa. A su vez, también existen pruebas durante el proceso de selección que pueden dar la clave al entrevistador. De esta forma no existirá confianza entre empresa y trabajador, por lo que se verán seriamente afectadas nuestras oportunidades en posibles ofertas futuras de la misma empresa.

Hay alternativas para evitar caer en la elaboración de un currículum B. Si se opta a un puesto de trabajo para el que se está sobrecualificado, podemos explicar en la carta de presentación cuales son nuestros motivos para querer trabajar allí. Canalizar tu experiencia hacia el perfil que buscan, enumerando cuales serían los beneficios que tu conocimiento podría aportarles.

Otra alternativa es optar por el reciclaje laboral. Los tiempos han cambiado y debemos adaptarnos, puede que nuestra profesión requiera nuevas competencias o existan otras nuevas que queramos explorar. Hacer cursos de especialización y reciclaje puede suponer una buena oportunidad para encontrar trabajo y ampliar nuestros horizontes.

Lo más recomendable si estás buscando empleo, es revisar que la oferta de empleo a la que optas realmente te interesa y no apuntarte de forma indiscrimnada a todo proceso de selección que encuentres. Utiliza las nuevas herramientas que te facilitan la búsqueda de trabajo, como las redes sociales, o la formación, como los cursos online sobre competencias profesionales o de nuevas materias que aportaran valor a tu currículum.

Por | 25 de Septiembre de 2013

collage gatosEstás buscando trabajo, cuentas con perfiles en redes sociales y un excelente currículum, pero tu muro de Facebook está lleno de tus fotos de fiesta y gatitos graciosos ¿qué imagen estás dando?. Teniendo en cuenta que la gran mayoría de las empresas buscan a sus potenciales candidatos en las redes sociales, debes controlar la imagen que estás dando de ti. Puede que pienses que las redes sociales son solo para entretenimiento, pero hoy en día, son una de las herramientas más potentes para encontrar contactos y posibilidades de trabajo, por supuesto que son herramientas para el entretenimiento, pero hay que saber conjugar ambas cosas en tu perfil para que al buscarte des una imagen adecuada a tu personalidad.

Para que puedas aplicar lo que te acabamos de decir a tus perfiles, lo vamos a exponer con varios ejemplos que te ayudarán a analizar si a ti también podría pasarte.

"Pablo tiene un perfil en Facebook en el que publica todos sus movimientos, pensamientos, gustos y aficiones. Su perfil el completamente abierto por lo que todo el mundo está viendo esa información. Por ello, sus compañeros de trabajo, que no tienen porque ser amigos, conocen detalles de su vida privada que de otra forma no conocerían porque Pablo no tiene ninguna intención de contárselos".

 Configurar de forma adecuada las opciones de privacidad puede evitar que personas que no deseamos conozcan partes de nuestra vida privada. Debemos entender que aunque una persona no sea amiga nuestra en la red social, si nuestro perfil es público se puede acceder a su contenido, teniendo cuenta de usuario o no. Lo mismo pasa con Twitter, en el que buscando un nombre de usuario en Google puedes ver todas sus publicaciones. Por ello es conveniente que además de tener en cuenta el tipo de publicaciones que hacemos o las opiniones que vertimos, porque pueden entrar en conflicto con nuestras opciones en el mundo laboral o incluso frustrar futuras oportunidades.



 "Laura ha sido etiquetada junto con el resto de sus amigos en una foto de la fiesta a la que asistió el sábado. La foto aparece bajo el título "De botellón en el campus". Ese mismo lunes, Laura asiste a una entrevista de trabajo. El entrevistador le comunica que ha visto esa foto al buscar su nombre en Google para obtener más detalles sobre la candidata. Pese a que cumple los requisitos para el puesto, esa foto le supone la pérdida de la oportunidad y un gran bochorno. La empresa no busca gente con esa imagen para formar parte de ella. Ahora Laura quiere eliminar la etiqueta de esa foto".

La imagen en Internet es una de los elementos de la identidad digital que más caracterizan a la persona. Este tipo de información es especialmente sensible ya que una foto o vídeo fuera de contexto puede perjudicar seriamente nuestra reputación o incluso convertirse en un problema muy serio, dependiendo del uso que se haga de él.

En primer lugar, somos los propios dueños de los perfiles los que debemos controlar que tipo de material publicamos, para ello lo mejor es preguntarse: ¿te gustaría que tu jefe lo viera? o ¿esto lo exhibiría ante mil personas?. Si la respuesta es un no rotundo, o te suscita alguna duda, no lo publiques. A partir de este momento, revisa todas tus publicaciones anteriores para ver si son adecuadas.  Si tienes fotografías como la de abajo, debes controlar lo que publicas, ya que estás dando una imagen que puede que no coincida con tu profesionalidad o grado de responsabilidad.

imagen en facebook

Fotografía realizada por Viajar24h.com

En el caso de Facebook, existe la opción "Revisión de etiquetas", en las opciones de privacidad. Al activarla se te avisará cuando alguien etiquete alguna imagen, publicación... y podrás darle permiso para que aparezca, o no, en tu biografía. Con esto podrás tener más control sobre lo que los demás publican sobre ti. También, cada vez es más común que se incluyan metadatos en las imágenes publicadas, lo que hace que las imágenes puedan ser encontradas a través de buscadores.

Si después de leer esto crees que necesitas ayuda con tus perfiles en redes sociales, aquí tienes unas recomendaciones. También puedes empezar a trabajar tu marca personal en redes sociales, pincha en el enlace para más información.

También puedes conocer la opinión desde el lado de los reclutadores y saber que buscan de ti en los perfiles de redes sociales pinchando aquí. Para ayudarte con la búsqueda de trabajo, visita Búsqueda de empleo en Redes Sociales en nuestra guía.

Por | 12 de Septiembre de 2013
int(11)

¿Todas las entrevistas son iguales? La respuesta es un NO rotundo y la explicación es sencilla: cada uno de los encuentros con un entrevistador responde a un objetivo, verificar si tienes la experiencia suficiente para un puesto en concreto, valorar la adecuación de tu personalidad y modo de entender el mundo con los valores de la empresa en cuestión o incluso, simplemente ver si eres un perfil interesante, con talento, que pueda formar parte de la “cantera de talento” de la empresa. Cada uno de estos objetivos, se persigue y se investiga a través de distintos tipos de entrevista como la entrevista por competencias, la entrevista de valores, o la que nos atañe a nosotros en este post: la entrevista curricular.

Cuando nos encontramos ante una entrevista curricular, debemos tener presente que se trata de una primera aproximación a nosotros como candidatos. O no te han dicho alguna vez “Esta entrevista se trata de una primera toma de contacto, en caso de ser seleccionado, deberías realizar una segunda entrevista con más profundidad…..” Esto significa que te van a hacer una entrevista curricular.

Este tipo de entrevista de trabajo se centra en los hitos que reflejas en el currículum y los períodos en los que estás trabajando en las distintas empresas. Algunos ejemplos de preguntas típicas de las entrevistas curriculares son: ¿Me haces un recorrido rápido por tu experiencia laboral? ¿Qué tareas realizabas en cada una de las experiencias profesionales reflejadas?, ¿Por qué estuviste un año sin trabajar? El propósito que persigue el entrevistador es en definitiva que “todo cuadre”. Por desgracia, algunas personas a día de hoy siguen pensando que pueden “maquillar” el currículum para hacerlo más atractivo….Esto es un error estrepitoso, porque el que debe ser atractivo es tu perfil, tú debes ser el que brille, y por lo tanto tú debes ser el que con tu intervención en la entrevista decantes al entrevistador por ti. Si tienes un currículum fantástico, con un diseño perfecto y con un contenido inmejorable, pero a la hora de la entrevista no eres capaz de explicar tu recorrido o de “venderte” con garantías, olvídate de la oportunidad.

entrevista curricular

Por lo tanto, es realmente peligroso intentar engañar a un entrevistador por varias razones:

  1. La era de la información: al igual que tú tienes miles de formas para averiguar información acerca de la empresa, la posición, las tareas, etc. No olvides que la misma facilidad tienen los entrevistadores en poder investigar sobre ti. ¿Te suena el tema de cuida tu marca personal en las redes sociales?
  2. El entrevistador es un experto: piensa que la mayor parte de su tiempo lo pasa haciendo entrevistas, por lo que es su trabajo detectar aquellas cosas que “cuadran” y las que no, incluso te puede sorprender el grado de conocimiento que tiene acerca de las tareas, empresas, etc del sector, por lo que es preferible que te ciñas a la realidad y hables con humildad y transparencia.
  3. Las mentiras tienen las patas cortas: Cuando inventamos, deberíamos tener un plan. Al fin y al cabo, cuando nos encontramos en una entrevista de trabajo, estamos en un entorno que no nos hace sentir cómodos y que no es el propicio para la agilidad mental. Ten esto en cuenta, porque es muy fácil que por los nervios del momento y porque no estabas preparado, te contradigas en tus argumentaciones y eso si podría resultar fatal para tu candidatura. No hay nada que menos guste a un entrevistador que una persona que se contradice, porque es un indicio indiscutible para saber que no está siendo claro y honesto en lo que nos dice. ¿contratarías a alguien que no es honesto?

Las entrevistas curriculares son las más extendidas de todos los tipos de entrevista de trabajo que se conocen. Sus ventajas para ti como candidato son:

  • Son entrevistas sencillas, ya que simplemente se requiere que recorras tu experiencia normalmente de un modo cronológico, y quién mejor que tu para “contar tu historia”.
  • Si la preparas bien, en el momento de hablar de las tareas que realizas en cada sitio, puedes entretenerte y aprovechar para que al entrevistador le entre la curiosidad por conocerte en una segunda entrevista más detallada.
  • Si tienes una experiencia amplia en puestos similares a los de la vacante que quieres conseguir, tienes un 75% ganado.
  • Pero también podemos encontrar algún que otro inconveniente:

1) Son entrevistas en las que tu personalidad se ve menos, porque son más prácticas, por ello debes prepararlas muy bien para poder lucirte.
2) Si el recorrido que haces por tu experiencia es demasiado general, el entrevistador puede quedarse sólo con una parte de lo que eres capaz de hacer.
3) Si no tienes experiencia laboral o tienes muy poca, vas a tener que diseñar un plan para hablar de tu formación o experiencias en el ámbito formativo para generar interés.

Las entrevistas curriculares son una muy buena primera aproximación al candidato, ¿qué plan tienes tú para brillar?

 

Por | 3 de Septiembre de 2013



entrevista de trabajoHas realizado una entrevista de trabajo hace poco, y te dijeron que cumplías los requisitos para el puesto, pero han pasado dos semanas y no has tenido noticias de si el trabajo va a ser tuyo, entonces, ¿qué puedes hacer para averiguarlo?

Si todavía estás interesado en el trabajo, pero no sabes exactamente como averiguar el resultado sin que quede raro o demasiado ansioso, tenemos tres reglas de oro:

  • Manda un email, no llames. Entre la cantidad de currículums que reciben, las entrevistas cara a cara o telefónicas, los viajes o las tareas administrativas, los reclutadores no tienen mucho tiempo para hablar sobre el estado de la candidatura de cada persona. Por tanto, evita el teléfono y manda un correo electrónico, permite al reclutadores tener tiempo para ver la información que le solicitas, y previene llamadas con nervios que pueden hacer cambiar de opinión a aquel que tiene que contratarte. Redacta un texto simple, recordando al reclutador algo que hablasteis en la entrevista o pidiéndole información sobre cuales van a ser los siguientes pasos en el proceso de selección de personal. De esta forma podrás mantener la opinión positiva que el reclutador tiene sobre ti. Un ejemplo de correo electrónico puede ser el siguiente:

"Hola María, me presenté para el puesto de Director de Marketing con número #12345 hace dos semanas, y me gustaría obtener información del proceso de contratación. Me encantaría saber más sobre el puesto y cualquier novedad que me puedas dar la apreciaría gratamente."

  • Muestra interés, no desesperación. Está bien mostrar entusiasmo cuando estás buscando una respuesta del reclutador, pero no deberías rogar por una entrevista a la primera de cambio. Debes ser sutil y sucinto. Recuérdale al reclutador tu interés por el trabajo, y apóyate en ejemplos específico de porque serias adecuado. No tiene porque ser una disertación de la información de tu currículum, un par de puntos destacados será suficiente.
  • No invadas el espacio personal. No te muestres demasiado familiar pronto, que tengas una buena sensación al hablar con el reclutador no te da permiso para hacerte amigo en los perfiles sociales, mandar emails... Ellos interactúan con docenas de candidatos para ocupar puestos de trabajo, no entrevistan para encontrar mejores amigos.

Ve a lo seguro y mantente profesional. Pregunta cuando recibirás una respuesta o si están de acuerdo en que tu llames para obtener información sobre el estado de tu solicitud. 

Al final del día, deja que el sentido común te guíe. Si no sabes nada en dos semanas, estás en zona segura para ponerte en contacto con el reclutador y preguntar. Si aún así, no te dicen nada, es momento de mover hacía la siguiente oportunidad.

Más información: Guía completa para buscar trabajo

Por | 2 de Septiembre de 2013



impresionar a tu jefeUna vez realizada la entrevista de trabajo, los nuevos empleados, deben prepararse para sus primeros días de trabajo, y la primera impresión es lo que cuenta. Lo importante, es que tu jefe pueda ver que ha sido todo un acierto contratarte a ti y no a otro candidato, además debes hacer que esta buena impresión perdure en el tiempo. 

Entonces, ¿qué debes hacer?. Aquí tienes 8 formas de impresionarlo:

  1.  Ve con preguntas. Antes de tu primer día, haz una lista de posibles preguntas que no solo tengan en cuenta tus tareas, sino, aquello que tu jefe espera del equipo, como la visión completa de la empresa. Obtener esa información, te permite estar en la misma página que tu supervisor, y trabajar hacia una meta conjunta.
  2. Llega a tiempo. Durante la entrevista, puede que hayas resaltado que la puntualidad es primordial para ti en tu historial laboral. Aparecer tarde el primer día o una semana entera, causará dudas y hará que tu jefe se cuestione tu fiabilidad. Así que asegúrate de llegar a tiempo a la oficina.
  3. Toma notas. Como estudiante, siempre habrás utilizado un cuaderno cuando aprendías cosas nuevas. Aplica el mismo hábito a tus primeros días de trabajo, cuando tu jefe o compañero, te de detalles acerca de tu trabajo. De esta forma podrás evitar volver a preguntarlo más veces, lo que te hace parecer poco atento.
  4. Toma la iniciativa en tareas fuera de tus asignaciones habituales. Si se te ofrece la oportunidad de trabajar en un proyecto fuera de tu trabajo habitual. Sorprende con tu fácil aprendizaje y versatilidad como trabajador, tu jefe podrá ver tu potencial en un rol directivo. Además, si quieres ascender en la empresa, tendrás que saber como funciona toda ella, no solo tu departamento.
  5. Pide reuniones regulares con tu jefe. Dependiendo de como lleves tu trabajo y el horario de tu jefe, podrías pedir reunirte con él/ella de forma regular. La reunión puede ser de 10 minutos al final de cada día o una de 20 minutos a la semana.
  6. Mantén una bases sólida con tu jefe. Tener una relación cordial y productiva con tu jefe puede hacerte la vida en la oficina más pacífica. Míralos como si fueran tus clientes, si los tratas bien siempre volverán. Al fin y al cabo, ellos evalúan tus capacidades y te consideran apto o no para tu trabajo.
  7. Conoce a tus compañeros. Charla en los descansos o la comida, son grandes oportunidades para romper el hielo entre tu y tus nuevos compañeros. Saber en que consiste su trabajo, les sugiere que te importa y que quieres trabajar como un equipo. Además aquellos interesados en un puesto de dirección en el futuro, es una buena herramienta tener a alguien en la empresa que avale tus habilidades y carácter.
  8. Reconoce tus errores. Con una gran cantidad de información nueva y procedimientos que procesar, es posible que cometas algún error. No importa en la posición que te encuentres, afronta tus errores inmediatamente.
Por | 2 de Septiembre de 2013



Como bien os comentamos en nuestra Guía completa para buscar trabajo, hay múltiples opciones, pero bien es cierto, que actualmente Internet es el gran aliado para encontrar ofertas de trabajo. Los portales de empleo, son la mejor opción, y existen una gran variedad, además es la herramienta más utilizada, teniendo en cuenta que más del 50% de los llamados Millenials (menores de 30 años) están en búsqueda activa de trabajo.

Los portales de empleo más conocidos son Infojobs e Infoempleo. Pero su interfaz es complicada y espesa, como la mayoría. Consiste en registrarse y rellenar formularios, buscadores, repasar grandes listados de ofertas de empleo, enviar los currículums... algo así como la historia interminable, pero aún así suelen resultar efectivos.

La revolución ha llegado con Jobeople, un portal de empleo, que se salta todos los pasos anteriores, no pide información al usuario, simplemente hace visual las ofertas en un mapa, e incluso no es necesario el teclado, es lo que se llama una ONE-CLICK APPLICATION. El usuario localiza una oferta de empleo interesante y una vez seleccionada, puede enviar su perfil de LinkedIn a las empresas. 

Jobeople

Interfaz de Jobeople

Es una forma muy diferente de buscar empleo, estrechamente relacionada con las redes sociales, además es muy sencilla.

De momento solo ofrece el mapa de Barcelona, a la espera de recibir la opinión de los usuarios para ir mejorando, e incluso planean la creación de una aplicación de ofertas de empleo.

En definitiva, el método de los portales de empleo se está agotando, y se buscan nuevas soluciones para que la búsqueda de empleo sea mucho más sencilla.

  • Plantillas de currículum

    Encuentra un ejemplo de currículum vitae que te guste y descárgatelo [...]

  • Tienda De Curriculums Vitae Premium